logo

"Quien salva una vida, salva al Mundo entero"

Por: Jonathan Gamenthaler

Inicio esta columna de opinión, agradeciéndole a Federico Priliac, por invitarme a ser parte del grupo de colaboradores del diario El Este.

Diario que con su trayectoria y pluralidad hacen que este sea un gran desafío, que con mucho gusto, acepto.

El tema central que quiero tratar, es el de la urgencia en lograr el máximo de entendimiento posible, de diálogo entre los diversos actores de nuestra sociedad, para poder enfrentar de una mejor manera, los problemas sociales graves que nos trajo la crisis sanitaria.

Las discusiones políticas deben estar enfocadas en lo grave y urgente. Para perder el tiempo con distracciones pequeñas, ya habrá tiempo.

Es cierto que para que exista un ambiente de diálogo, es necesario saber escuchar y respetarse en las diferencias.

En lo personal, y siendo alguien que procuró conversar con el más amplio espectro político en el pasado, cuando el asunto se trató del proyecto minero de gran porte ''Aratirí'', y sus implicaciones en Uruguay y en nuestro departamento, le pido a ese mismo espectro que estén a la altura de las nuevas circunstancias. Para que por un lado, encuentren soluciones y para que la sociedad como un todo no pierda la confianza depositada en ellos.

Recientemente se aprobó en el Senado, una comisión especial, integrada por oficialistas e integrantes de la oposición, para sentarse a dialogar sobre la pandemia y sus efectos en nuestro país.

Es lo que se espera de nuestros legisladores, llega un poco tarde, es cierto, pero lo importante es que dialoguen abiertamente ahora.

La responsabilidad para que se llegue '' a buen puerto'', es de todos. El gobierno, gobernando, escuchando a la academia y los planteos de la oposición. Y nosotros, los ciudadanos ''de a pie'', respetando las resoluciones que sean adoptadas.

El discurso debe ser uno y ser claro.

Confío en que ellos y nosotros, estaremos a la altura de las circunstancias.

Al finalizar este texto, traigo una frase del Talmud, que simboliza la fe en la Humanidad y reza lo siguiente: ''Quien salva una vida, salva al Mundo entero.”