logo

"Sudamérica tiene que volver a conquistar mundiales", dijo Alejandro Domínguez

Febrero 04, 2021

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Alejandro Domínguez, definió su gestión al frente del organismo desde el 2016 en dos palabras: "mucho trabajo", y sostiene que "eso apenas es poner las condiciones básicas y mínimas que el fútbol sudamericano dejó de tener".

Ahora su objetivo es reinvertir recursos para que el fútbol de Sudamérica "vuelva a recuperar su sitial de mejores clubes y selecciones del mundo", dijo en conversación telefónica.
"Habrá que entrar a la cancha y nuestros clubes y selecciones tienen que volver a conquistar las copas mundiales", comentó el presidente de la Conmebol.
Para lograrlo se necesita inversión en los clubes y en las asociaciones y, en los últimos años, la Conmebol ha ido aumentando el monto de los premios de sus torneos.
En el año 2020, la cantidad total en premios fue de 217,5 millones de dólares, mientras que este 2021 la cifra se elevará un 25 %, hasta los 229,3 millones de dólares, y Domínguez presume de que el incremento total en premios desde que él asumió como presidente es del 300 %. "Seguiremos trabajando para hacer justicia para el fútbol. Somos la única Confederación en el mundo que recuperó plata de, por lo menos, dos dirigentes que se quedaron con plata del fútbol. Recuperamos 55 millones de dólares en efectivo", agregó.
Domínguez insistió en que el fútbol sudamericano ha dejado atrás "una historia anterior que tuvo su techo y sus casos conocidos", en relación a los pasados escándalos de corrupción en los que se vieron envueltos algunos dirigentes.
Y recalcó que su presidencia es la de "una nueva política", en la que "los datos son públicos y la plata que se genera se reinvierte directamente al fútbol".
En ese último punto, Domínguez recordó que el fútbol de Sudamérica también se está abriendo a otras estrategias para generar valor, y por tanto ingresos, como las retransmisiones deportivas, las licencias y la apuesta por nuevos torneos y proyectos.
Domínguez puso como ejemplo la retransmisión de la última Copa Libertadores, que se pudo seguir en 191 países, unos diez más que en la final anterior, algo que, a su parecer, "demuestra un patrón de interés en el mercado internacional".
"Eso nos da la esperanza y nos demuestra que el contenido del fútbol sudamericano es apetecible para el mundo y, en la medida en que logremos posicionarnos como un producto no solamente de la región, sino mundial, creo que se va a poder mejorar la capacidad comercial de los derechos de patrocinio", apuntó.