logo

El Estado presente y las señales de los gobernantes. Lo que dice y lo que hace

Por: Aníbal Pereyra

El Estado presente es una garantía para diversas situaciones de la vida cotidiana de los ciudadanos. En situaciones de normalidad. En estos momentos es imprescindible, para que este compromiso que tenemos todos de luchar contra la pandemia pueda ser efectivo.

Y para que ese concepto de "Todos" pueda ser efectivo, sin que nadie se quede afuera.

Está claro que todos debemos actuar con responsabilidad, pero es el Estado el que tiene la responsabilidad mayor. Simplemente porque tiene en la institucionalidad las herramientas para impulsar acciones y porque toma decisiones que inciden en nuestra cotidianeidad.

Decisiones que deben estar acompañadas con acciones, que sean leídas como señales claras para comprender el problema y para que no haya dudas del rumbo que debemos tomar.

No es buena señal que, con escasa diferencia horaria, el Senado discutía ampliar los plazos de la modificación del derecho a reunión y el Presidente estaba en las Sierras de San Miguel en una mesa con casi 20 personas. Sin barbijo y a menos de dos metros de distancia.

Se esa misma reunión la hacía un grupo de jóvenes en una plaza pública? Y si la reunión es en la noche?. Seguramente serían apercibidos por la policía y hasta detenidos. Por hacer lo mismo que hizo el Presidente, ministros y empresarios.

En Uruguay, hace un año, se aplicaron medidas más estrictas en el marco de una mayor alarma con un número de casos mucho más pequeño que ahora. Pero no podemos trasladar el 100% de la responsabilidad al ciudadano. Del "quédate en casa" llegamos al "respeta la burbuja". Consignas donde cada uno debe ser responsable por el nivel de acatamiento de la misma y cuando ocurre un aumento en el número de casos de COVID-19 la culpa pasa por quienes no respetaron las consignas.

Si bien reconocemos y vemos actitudes desprovistas de todo cuidado a lo largo y ancho del país es imposible pasar tabla rasa.

Cómo hace una persona que debe movilizarse para ir a trabajar todos los días? Estando en lugares públicos y utilizando medios de transporte colectivo.

Cómo hacen los miles de uruguayos que están en contacto con mucha gente a diario por razones de primera necesidad. No van a manifestaciones, ni a tocar el tambor y menos a fiestas clandestinas.

No basta con una consigna, muchas veces romantizada; debe el estado -aludiendo a aquella responsabilidad mayor- tomar decisiones que pasan por disponer de dinero para que efectivamente esos miles que no pueden confinarse lo puedan hacer.

Los ejemplos mundiales nos muestran países que efectivamente redujeron los contagios lo hicieron adoptando medidas y disponiendo recursos.

También para el empresariado nacional, de diversos sectores, que vienen siendo afectados y su pequeña empresa va camino al cierre.

Ahí, entendemos que tiene que estar el Estado. El mercado no regula estas cuestiones. No es el mercado el que va a contener al que se queda sin trabajo, ni va a subsidiar a la empresa que no lo está necesitando.

Es el Estado el que genera las condiciones para dar trabajo y contener a diversos sectores de la sociedad. Y esto es parte de un reciente debato público en el departamento de Rocha.

Celebramos las expresiones de actores cercanos al gobierno departamental cuando refieren a la necesidad de generar trabajo mediante el mecanismo de la obra pública. Coincido con estos conceptos, que provienen de los mismos que hace seis meses decían que la gente no comía plazas ni calles. Me alegra el cambio y la valoración de la importancia de la obra pública.

Y sabemos que quien no tiene trabajo espera del gobernante que le diga que lo va a ingresar a la Intendencia. Hoy en Rocha, sabemos que han ingresado 300 personas, o más, lo que representa un aumento de cinco millones de dólares anuales en el presupuesto. Que se lo quita a la obra.

Si seguimos en esta línea vamos a resentir la economía local y volveremos a repetir historias ya vividas.

Si vamos en la línea de resentir la inversión en políticas sociales como la tarjeta creada a principios de la pandemia por parte de la Intendencia, cortada en esta administración, cómo vamos a contener a ese montón de gente que ya está muy afectada y que el próximo invierno la va a pasar muy mal?. Necesitamos señales concretas.

Desde nuestro lugar, asumimos el compromiso de trabajar exigiendo al Gobierno Nacional el respaldo a Rocha. Apoyo en impulsar la obra pública en el departamento. De reconsiderar la eliminación de la inversión en liceos nuevos en distintas localidades o escuelas porque no es la regla fiscal lo que hay que cuidar. Debemos cuidar a los vecinos siempre, pero en momentos como estos se torna imperioso. Y en esto tenemos que estar todos juntos.