logo

Crónica de pandemia

Por: Sergio Antonio Herrera

Alguna vez los uruguayos fuimos cultos y solidarios, claro, cuando dejábamos la puerta sin llave y podíamos caminar tranquilos por la calle. Por edad, tuvimos la inmensa fortuna de vivir esas épocas donde también había pobreza, pero digna como la del hogar donde nacimos. Sin embargo jamás caeríamos en el simplismo de venir con aquello de que "todo tiempo pasado fue mejor" porque estaríamos mintiendo. Nuestro estilo de vida hasta el 13 de marzo de 2020 nos hacía temer que apareciese "algo" que nos lo enturbiase. Bienestar familiar, conyugal y por ende, personal, nos hacía temer que se interrumpiese esa felicidad, pero jamás siquiera tuvimos pesadillas con algo que se asemejase a esta pandemia. Pero llegó y no solamente nos trajo el Covid 19, junto con ese coronavirus le abrió la puerta de par en par a las miserias humanas y llegaron en catarata. A partir de este momento vamos a intentar resumir nuestra mirada a este respecto con la tranquilidad de ser independientes, con el antecedente de haberle dado nuestro voto a casi todos los sectores políticos importantes de nuestro país (incluido el FA en los dos primeros períodos) a lo largo de los años y de haber militado solamente en nuestra juventud en el wilsonismo, de cara al pretotalitarismo que sobrevino posteriormente con la dictadura. Durante 11 años de ese período negro fuimos cada 15 días a la cárcel de Libertad a "llevarle el paquete" y hablar a través de un vidrio, por teléfono, con nuestro hermano allí detenido. Este 2021 se cumplen 35 años del inicio de nuestra carrera periodística y hay algo que nos enorgullece, siempre fuimos orejanos y jamás, dejamos de firmar nuestra opinión y de poner la cara, como lo hacemos ahora. Nunca mandamos a decir las cosas, lo hacemos nosotros directamente y para quienes no nos conocen, citaremos a dos protagonistas: Héctor Araújo, empresario hotelero de Maldonado dijo hace años: "A vos hay que leerte a diario hasta para putearte" y hace pocos días, el exdiputado, actual Director de Turismo de Canelones Horacio Yanes nos dijo: "Vos sos como el Indio Olivera, le pegás a todo lo que se mueve". Hace muchos días, demasiados para nosotros que no vemos a nuestros hijos y nietos. Desde diciembre pasado estamos en Punta del Este y ya hace bastante que mi esposa tuvo que retornar al trabajo y de común acuerdo instalamos la burbuja y no sabemos cuándo podrá volver los fines de semana como estábamos haciendo.

Como le ocurre a muchos coetáneos, "tenemos todos los números" si nos agarra el bicho, hipertensión, diabetes, kilos de más. La franja de más de 70 sigue en un limbo respecto a la vacunación y aún no sabemos cuándo ni con qué seremos inoculados. Por eso estamos "guardados". Desde esta cueva privilegiada, con vista al mar, voy a tratar de ordenar algunas de las convicciones que surgen a partir de ser observadores privilegiados de la actual coyuntura y convertirlas en mensaje. Tengan en cuenta que estamos 24/7 carburando.

Alberto Sonsol

No tuve la fortuna de conocerlo personalmente. Como relator de básquetbol fue un fenómeno y como comunicador alcanzó tal nivel que como ocurre rara vez, estaba rozando la ultra exposición, "estaba hasta en la sopa". Confieso que en los relatos de fútbol de Tenfield, éramos de los que dejaban sin voz la transmisión porque su trabajo era la antítesis de todo lo demás, muy malo, y sumado a ello estaba Scelza lo que los hacía inescuchables.

En las redes "había fallecido varias veces", hasta que lamentablemente, en un partido transmitido por Tenfield anunciaron su muerte oficialmente. A partir de allí estuve un par de días angustiado y lagrimeando y ví casi todos los homenajes que se le hicieron al aire. No dudo que me sentí identificado, ver a su familia antes, durante y después fue como asistir a algo que nos llegaba muy de cerca y nos aterrorizaba. Junto con la del ex Alcalde Andrés Abt, fueron muertes que impactaron sobremanera en la opinión pública y quiera Dios que sirvan para entender de que nadie está libre y hay que cuidarse y cuidar a los otros.

Luis Lacalle Pou

¡Qué frágil es la memoria!. Creemos que demoró unos días en reaccionar y en su cargo y su responsabilidad, unos días son más contagios y más muertes, lamentablemente. Pero por ello ¿hay que borrar de un plumazo todo lo que evitó durante 9 meses?, ¿lo cual llevó a que nuestro país fuese considerado ejemplo mundial?.

¿Hay alguna mente tan enferma que pueda pensar que lo hizo a propósito?

¿Qué autoridad moral tienen los Bergara, los Núñez y demás para ser tan asquerosamente oportunistas y miserables, como para llegar a ponerse del lado del impresentable presidente argentino en el diferendo por el Mercosur?, ¿la de defender regímenes como el de Maduro?. ¿Qué dicen estos "señores" cuando quienes sí tenemos memoria le recordamos que hicieron lo mismo que Lacalle Pou en el Mercosur Tabaré y el Pepe?. Recuerdan el "último tren de Tabaré" cuando desde su propia fuerza política le abortaron el acuerdo con EEUU?, y luego hicieron como que no se enteraban cuando Vázquez (atinadamente) puso en escena el respaldo (pedido) y otorgado por George Bush, por entonces para "pararle el carro" a los desprecibles K que nos bloquearon los puentes y poco menos que amenazaban con bombardearnos?. Este presidente argentino, víctima de violencia de género, fue K, tiró piedras y lo "trajeron" de nuevo para ser "esto" que vemos.

Los inmunizados militantes de rebaño van a tener que vacunarse contra la bronca postelectoral, tal vez de esa forma puedan ver la realidad y aceptar que fueron ellos quienes perdieron el poder, para que lo ganara la Coalición Multicolor, liderada con maestría, nada menos que por quien tanto subestimaron, cual "Pompita de jabón", y ahora pretenden agredir. Hay intentos que los realizan los que pueden y (afortunadamente) no todos los que quieren.

El SMU y las comunidades científicas

Seguimos esperando que pongan aunque más no sea un porcentaje del fervor y la multiplicidad de sus trolls para atacar y exponer al gobierno en su actitud ante la pandemia, redireccionado al sector de la ciudadanía que sigue, sin solución de continuidad incumpliendo con las reglas básicas del cuidado propio y ajeno. "No queremos generar pánico" dicen mientras lo hacen a tiempo completo, desesperando a todos quienes somos población de riesgo. "Nosotros no gobernamos" suelen decir y entonces ¿A santo de qué se ponen a sugerir medidas económicas y a insistir con confinamientos totales luego del papelón del inicio de la pandemia?.

El ejemplo de los trabajadores de Enjoy

Patear el tablero, ir contra las estructuras oxidadas, perimidas y fundamentalmente contra el "no te metás", patrimonio nacional de los uruguayos, llevado al más alto grado, hasta el paroxismo, por la clase dirigente del turismo uruguayo ante uno de los atropellos más increíbles contra varios de sus colegas, afiliados a las mismas instituciones que integran, como es el caso de los hoteleros de Destino Termas.

La pandemia está dejando bien en claro que en el turismo uruguayo reina el silencio, la hipocresía y la ceguera. Se viene el mundo abajo y no vemos una sola cara ni oímos una sola voz que se plante ante esta injusticia. Sabemos que hay un estudio realizado por un especialista en la materia que de alguna manera habilitaría acciones legales contra la Intendencia de Salto por cerrar sin tener potestades para ello, los hoteles privados de la zona termal. Sería una agradable sorpresa que alguien tome esa recomendación y accione en consecuencia, pero...